Demanda por Fraude – Tipos y Factores Necesarios!

Demanda por fraude
5/5 - (1 voto)

En este artículo veremos qué elementos son necesarios para entablar una demanda por fraude, si cree que ha sido engaado en su buena fe y perjudicado por ello.

El fraude es uno de los delitos más comunes y costosos que se cometen en Estados Unidos en la actualidad. El fraude se define como un engaño deliberado que está diseñado para enriquecer al perpetrador, ya sea financiera o personalmente.

Se diferencia de los robos como el hurto, el robo con allanamiento de morada o el robo en que tiene que ver con una tergiversación más que con un acto físico.

Para que un acto se clasifique como fraude, hay cuatro factores principales que deben estar presentes. Son:

  1. Tergiversación de un hecho.
  2. El perpetrador debe saber que la información que se presenta es falsa en el momento en que se presenta.
  3. El perpetrador proporcionó la información con la intención de que la víctima contra la que se cometió el fraude confiara en ella.
  4. La víctima creyó en la tergiversación y, como resultado, resultó perjudicada, a través de algún tipo de pérdida.

El fraude se puede clasificar como civil o criminal, y la diferencia radica en cómo se procesa y el nivel de prueba que se requiere.

Para que un fraude alcance un nivel penal y sea procesado por el gobierno estatal o federal, debe poder probarse más allá de toda duda razonable.

Las sanciones por ser declarado culpable en una demanda por fraude criminal pueden incluir multas y encarcelamiento.

El fraude civil puede ser procesado por un abogado personal y la carga de la prueba es mucho menor; no es necesario que un jurado sea unánime para que se gane un caso de fraude civil.

El resultado final de enjuiciar un caso de fraude civil exitoso es reembolsar a la víctima del delito las pérdidas en las que ha incurrido.

Si sospecha que ha sido víctima de un fraude y desea saber si tiene motivos para presentar una demanda por fraude civil, lo primero que debe determinar es si todos los puntos enumerados anteriormente están presentes.

  • ¿La persona le hizo una representación falsa, sabiendo muy bien que lo que estaba diciendo era una tergiversación de un hecho?
  • ¿Puedes demostrar que tenían la intención de que confiaras en que dijesen la verdad? ¿Fue razonable que lo creyera y fue lastimado como resultado de su creencia?

Hay muchas variables involucradas en un caso de demanda por fraude y hay muchos grados diferentes de culpa.

Incluso si no están presentes todos los elementos enumerados anteriormente, es posible que pueda entablar una demanda por tergiversación, ocultación o no divulgación negligente.

En estas situaciones, es posible que pueda probar que, en lugar de tergiversar un hecho, se produjo un fraude a través de un vendedor que no reveló un hecho material que le hubiera impedido realizar una compra.

Si cree que alguien lo ha engañado intencionalmente y ha sufrido una pérdida como resultado, le conviene buscar la orientación de un abogado calificado en fraude civil para revisar sus opciones.

Existe un estatuto de limitaciones para presentar un caso de fraude, así que no deje pasar demasiado tiempo. Los abogados de especializados tienen una amplia experiencia en ayudar a los clientes a recuperar los daños perdidos por fraude.

5 Consejos para presentar una demanda por fraude como nuevo propietario de un negocio

Ser demandado es uno de esos riesgos potenciales que asume como propietario de un negocio. Si bien es posible que sepa que hace todo lo posible para administrar su negocio con integridad, es posible que lo acusen de fraude.

Este evento podría afectar su reputación, empresa y oportunidades futuras. Ser demandado, especialmente por fraude, es naturalmente estresante, pero puede usar estos consejos para asegurarse de salir victorioso.

Aquí hay cinco consejos para manejar una demanda por fraude como nuevo propietario de un negocio.

Evite el contacto directo con su acusador

Su primer instinto puede ser tratar de resolver esto a nivel personal con su acusador. Esto es especialmente común cuando la persona que lo acusa de fraude es alguien que usted conoce, como el dueño de otro negocio.

Sin embargo, esto puede ser contraproducente si haces un movimiento incorrecto. Tómese el tiempo para hablar primero con su abogado y trabaje por los canales adecuados.

Es mejor moverse con cuidado y evitar quedar atrapado en el calor del momento. Evite el contacto directo con su acusador y mantenga la calma y la compostura durante el proceso.

Si absolutamente quiere hablarlo antes de que el caso llegue a los tribunales, hágalo a través de un intermediario.

Ten cuidado con lo que les dices a los demás

Sea prudente y cuidadoso en lo que deje pasar por sus labios con respecto a la situación. Los dueños de negocios también pueden querer hablar para proteger su reputación.

Hablar con las noticias, sus empleados y otras partes a veces puede llevar a que sus palabras sean mal interpretadas. Si es posible, evite hablar sobre el caso con nadie más que con las personas que trabajan para preservar su reputación.

Si bien inicialmente puede resistirse a esta idea, preocupado de que el silencio indique culpa, es mejor no decir nada que decir algo incorrecto. Tenga cuidado con lo que le dice a los demás y evite cometer perjurio.

Mantente fuera de la cárcel

No es raro que los dueños de negocios sean arrestados durante un cargo de fraude. Ir a la cárcel es vergonzoso, molesto y te hace parecer culpable.

También tiene poco tiempo disponible para trabajar en su defensa cuando está en la cárcel. Si ha sido arrestado, explore sus opciones para liberarse para que pueda comenzar a trabajar para demostrar su inocencia.

Puede utilizar este enlace para encontrar un servicio de fianza o puede obtener referencias de las autoridades locales.

Trabaja con un profesional legal

Un abogado defensor competente puede demostrar que usted no hizo las cosas de las que alguien lo acusa. Pueden trabajar con usted para identificar exactamente cuáles son las acusaciones y cómo su empresa ha respetado la ley.

También pueden explicarle qué esperar en la corte y ayudarlo a mantener una apariencia digna de confianza si tiene que ir a juicio.

Continúe defendiendo su moral

Una acusación de fraude es un ataque a su moral. Como propietario de un negocio, todos los ojos estarán puestos en usted para ver si su comportamiento personal o profesional refleja las acusaciones.

Asegúrate de mantener la cabeza en alto y actuar con integridad. Esto valdrá la pena cuando pueda volver a dirigir su negocio con el mismo nivel de honestidad en el que cree.

Una acusación de fraude amenaza su vida personal y su negocio. Cada paso que da ahora mismo está bajo un microscopio, y lo último que debe hacer es cometer un error.

Una vez que salga de la cárcel, comience a trabajar de inmediato para armar una defensa adecuada que lo ayude a obtener el mejor resultado del caso.

Fraude criminal versus fraude civil: ¿Cuáles son las diferencias?

La principal diferencia en estos dos tipos de fraude es que el individuo afectado presenta una demanda contra el perpetrador en casos civiles, mientras que la policía acusa a una persona de actividad criminal con fraude criminal.

Uno pasa por los tribunales civiles para obtener una indemnización por daños y el otro pasa por los tribunales penales para hacer justicia.

El crimen de fraude

El fraude suele ocurrir mediante el uso de algo como la información para cometer un delito que a menudo implica el robo de dinero o datos.

La persona puede asumir la identidad de otra y luego utilizar la suya o la identidad para participar en actividades ilegales, robar a otros e incluso cometer actos más atroces.

En un sentido penal, la persona que comete un fraude puede enfrentar cargos de justicia penal por cometer el delito y dañar a otros en el proceso.

Sin embargo, la condena que esta persona recibe en un tribunal penal puede no requerir restitución pagando a la víctima. El caso requiere evidencia de que la persona cometió el crimen.

Elementos de fraude civil

Cualquier caso civil requiere prueba de que el agresor dañó a la víctima de alguna manera. Para fines de fraude, esto generalmente requiere la prueba de que la otra persona infligió daño por medios económicos o no económicos.

Si una persona pierde su trabajo debido a las acciones del perpetrador, entonces este es otro daño agregado al caso para aumentar los posibles rangos de compensación que el perpetrador adeudará cuando sea declarado responsable de tales daños.

El abogado contratado para el demandante calculará el rango de compensación posible y lo perseguirá en la sala del tribunal o mediante negociaciones de conciliación.

Enjuiciamiento por las autoridades

El fraude criminal es algo que es ilegal y requerirá que el culpable sea procesado por las autoridades locales a menos que el caso se convierta o sea federal.

A veces, estos asuntos son asuntos privados con pocos espectadores. Sin embargo, muchos casos penales tienen testigos involucrados, pruebas y otros procesos que podrían extender el juicio a las noticias.

El abogado de la acusación presentará un argumento de que el imputado es culpable de los delitos cometidos en conducta fraudulenta o actividad fraudulenta ilegal.

La parte demandada intentará demostrar que el imputado no cometió fraude criminal o que el cargo no es tan grave como
dice la fiscalía.

La demanda por fraude

La diferencia entre los procedimientos penales y los civiles es que la demanda por fraude procederá a intentar probar que el perpetrador es responsable de los daños debido a una lesión del demandante en lugar de condenar a esta persona por culpa.

No es necesario demostrar la culpabilidad. Además, el acusado no puede cometer fraude, pero utilizar a otra parte para participar en estas actividades y tener alguna responsabilidad por la lesión de la víctima.

El abogado del demandante solo necesita probar que esta persona es responsable de los daños y debe devolverle a la víctima la lesión sufrida.

Carga de la prueba

El caso civil requiere que el demandante demuestre que el acusado le causó daño a través de actividades fraudulentas.

Sin embargo, en el caso de fraude criminal, la fiscalía debe probar que estos cargos son ciertos y que la persona cometió fraude más allá de toda duda razonable con el juez o el jurado.

La carga de la prueba recae en otra parte, y esto puede convertirse en un asunto complejo para determinar la responsabilidad en casos civiles y la culpabilidad en casos penales.

Los casos civiles solo requieren el reembolso de los daños, pero no es necesario un castigo adicional. Los casos penales sancionarán al culpable con multas, prisión u otros programas.

Una diferencia adicional en los casos

Si bien el caso penal puede requerir que el acusado se involucre en la restitución o el reembolso del dinero robado a la víctima, el caso civil tiene una diferencia adicional a través de daños punitivos.

El juez puede imponer una compensación adicional pagada al demandante por el acusado en base al dolor y sufrimiento atroces.

Cuanto más graves sean los daños y perjuicios, más impondrá el juez mediante daños punitivos. En el caso de fraude, la lesión suele ser monetaria.

Entonces, el juez puede imponer daños punitivos por encima de lo que la persona pagará por todos los demás daños en compensación.

Generalmente, este es un castigo directo en el que incurrirá el juez debido a la naturaleza más grave de los delitos.

Soporte legal para el fraude

Ya sea que el caso sea penal o civil, el acusado necesitará un abogado para refutar los cargos o para defenderse de la necesidad de pagar por preocupaciones de responsabilidad e indemnización.

La defensa legal penal requiere impugnar los cargos o celebrar acuerdos con la fiscalía, mientras que los casos civiles pueden terminar en negociaciones de conciliación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *